Si has empezado a quedar con una persona que te gusta pero la cosa no va a menos ni a más, muy posiblemente te inquiete la situación y te interese saber si la otra persona quiere algo contigo o solo está pasando el rato. Hay personas que por ser tímidas o inseguras no se sienten capaces de dar un paso adelante para dejar claras sus intenciones, por lo que lo más conveniente en estos casos para ti es fijarte en el lenguaje corporal, pues las señales físicas dicen mucho más de lo que te podrías imaginar. Una vez analizado lo que te dice con su cuerpo, tendrás más claro si debes lanzarte o tal vez conformarte con una amistad.

Señales físicas que indican que le gustas a una persona:

  • Aproximación física constante. No tiene porque ser algo muy descarado o sexual, simplemente debes fijarte si su cuerpo tiende a acercarse a ti en lugar de a alejarse o mantenerse a una distancia prudencial. Por ejemplo, cuando habláis sentados frente a frente puede que su torso tienda a inclinarse hacia ti, o cuando andáis juntos tal vez vuestros brazos se rocen muchas veces por la proximidad física. Fíjate que seguro que lo ves claro.
  • Te apunta con su cuerpo. Estas señales físicas son muy habituales en el lenguaje corporal cuando hay interés en otra persona. Significa que la punta de los pies apunta hacia ti, así como sus manos, sus rodillas su cabeza y su cuerpo en general. Apunta hacía el objeto de su interés, no lo dudes.
  • Cuando llegas, se pone erguido/a. Si tienes la ocasión de observarle mientras te estás acercando sin que te vea, fíjate en cómo cambia la postura de su cuerpo cuando llegues a su lado y se de cuenta de tu presencia. Observa si pone su espalda erguida inmediatamente al verte, si sonríe con cierta emoción, si aparece cierta tensión en su cuerpo y en su rostro… Todo esto serían señales muy positivas.
  • Roces y caricias poco casuales. Esto es muy habitual y, sin embargo, es una señal física voluntaria, por lo que demuestra un interés más que consciente. Se trata de observar si esa persona te roza en el brazo, el hombro, la pierna… más de lo que se podría considerar casualidad. O si aprovecha cualquier excusa para tocarte, en un momento de broma o risa te coge el brazo o te pasa los dedos por la cara o el pelo. Estas señales indicarían un interés más que claro.
  • Te observa intensamente. Finalmente debes fijarte qué transmiten sus ojos cuando te está mirando. Analiza su mirada y el interés e intensidad que transmite, si le gustas seguramente te mirará como si no hubiera nada más en la habitación o como si quisiera aprenderse tu cara de memoria. Es cuestión de fijarse un poco para verlo claro, ¡no lo dudes!

Cómo conquistar a una chica tímida

Si te has interesado por una chica y has descubierto que es tímida, habrás comprobado que la comunicación con ella es complicada y más bien escasa. Si consigues ganarte su confianza, seguro que se abrirá a ti y podrás descubrir toda su personalidad, pero primero es necesario que sigas una serie de pasos para conquistarla y ganártela:

  • Ármate de paciencia y de buenas intenciones. Conquistar a una chica tímida te va a costar más de lo normal y deberás interpretar sus reacciones correctamente. La amabilidad es fundamental para que no la asustes.
  • No intentes seducirla desde un primer momento. Como hemos dicho, ganarte su confianza antes que nada es fundamental, así que no es conveniente que saques el manual del ligón para seducirla porque vas a ponerla nerviosa y no conseguirás nada bueno.
  • Habla con ella de cosas que le interesen. Lo fundamental es hacerla hablar y para ello puedes intentar averiguar cuáles son sus intereses y encontrar temas de conversación comunes donde ambos os sintáis cómodos. Si encuentras algo que le apasione, se olvidará temporalmente de la timidez y se lanzará a hablar.
  • No la acorrales ni la pongas en situaciones incómodas. Si consigues quedar con ella, es preferible que al principio quedéis con algún amigo común o llevéis cada uno a un amigo de confianza que pueda amenizar la velada. Si sabes que no le gustan los sitios muy concurridos (como es muy probable), intenta elegir un lugar en el que sepas que se sentirá cómoda. Llevar a una amiga le servirá, además, para sentirse segura y para animarse a abrirse a los demás.

Otros pequeños consejos

Por supuesto, nada de lanzarle indirectas insinuantes o intentar ligar con ella de manera muy obvia delante de otras personas. Solo conseguirías incomodarla y darle una imagen negativa de ti.

  • El contacto físico, muy poco a poco. Si ya os habéis visto algunas veces y sabes que tiene interés en ti, puede ser el momento de que empecéis a tener citas a solas. Ahora lo más importante es que vayas muy poco a poco y analices bien sus reacciones a cada uno de tus avances. Si le tocas el pelo y ves que se incomoda, no des ningún paso más y vuelve a intentarlo otro día hasta que reaccione bien. Costará, pero a la larga valdrá la pena la paciencia, pues cuando se sienta cómoda contigo tendrás una relación con ella como con cualquier otra chica.
  • No olvides que sigue siendo una mujer. Esto quiere decir que no es una monja ni ha hecho voto de castidad (esperemos que no). Los pasos para conquistar a una mujer tímida son más lentos y largos, pero al final vas a poder disfrutar con ella con normalidad. Incluso puede que te sorprenda y sea una fiera en la cama. Recuerda que una fachada tímida solo es el caparazón de algo que está por descubrir

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.