Los lubricantes son esa pequeña gran ayuda que, a menudo, chicos y sobre todo chicas necesitamos en algún momento de nuestras relaciones sexuales. Además, debemos prestar mucha atención cuando utilicemos un preservativo y la chica no está tan lubricada como debería (por problemas físicos o emocionales, falta de estimulación, etcétera), ya que el roce, además de ser molesto, puede romper el condón. Su importancia es mayor aún en relaciones anales, donde la falta de lubricación hace que tengamos que optar sí o sí por el uso de lubricantes con base de aceite o de agua.

Tipos de lubricantes: base acuosa o aceitosa

A grandes rasgos, podemos dividir los lubricantes en estos dos tipos. Los lubricantes con base de aceite son poco recomendables hoy día, puesto que suelen provocar alergias e irritaciones, siendo mucho más difíciles de retirar que los compuestos con agua.

Los tipos de lubricantes íntimos compuestos con derivados del petróleo, no obstante, también tienen alguna ventaja: es el caso de las soluciones de silicona, de mayor densidad y que no se secan, lo que hace que sea recomendables en relaciones anales o para chicas con sequedad vaginal (embarazo, menstruación, menopausia, etcétera). El principal problema es que no son compatibles con el látex, ni con juguetes eróticos ni mucho menos con preservativos.

Por todo ello, los lubricantes con base de agua sin glicerina ni parabenos son perfectos para la mayoría de las relaciones íntimas, facilitando incluso la hidratación de la zona vaginal y evitando irritaciones molestas. Estos tipos de lubricantes no se pegan, modifican el pH ni manchan la piel (como sí es posible que ocurra con una solución de aceite y derivados) y pueden utilizarse con todo tipo de preservativos.

Como te imaginarás, hay un pero: al tratarse de lubricantes con base de agua no podremos usarlos en el agua, por lo que tendremos que llegar con nuestra pareja hasta el dormitorio o hacia cualquier otro punto alejados del spa, el jacuzzi o la ducha. Sin embargo, este es el único inconveniente de estos lubricantes con muchísimas ventajas, como ves.

Recuerda, además, que todos estos tipos de lubricantes pueden utilizarse también para darle un toque más hot a tus relaciones, para acelerar un poco las cosas, para un divertido juego sexual durante los preliminares: deja salir tu lado más erótico y disfruta del complemento perfecto para hacer más divertidas tus noches (¡o tus días!).

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.