Ya sabemos que el sexo quema calorías y que, si se practica con cierta frecuencia, sirve como un ejercicio físico moderado. Aparte, tiene grandes beneficios para la salud como fortalecer el sistema inmunológico, aliviar el estrés, bajar la presión arterial e, incluso, prevenir el cáncer de próstata. Pero, ¿podemos hacerlo mejor todavía? La respuesta es: sí.

Se ha comprobado, por un lado, que ir cambiado de postura sexual a menudo incrementa los beneficios del sexo para el cuerpo, pero, además, hay posturas que son especialmente buenas para la salud:

– El “perrito”: las mujeres se benefician especialmente de esta postura, pues les tonifica los tríceps y los hombros, sin embargo, ambos participantes ejercitan el abdomen y la espalda baja.

– El “misionero”: a pesar de la mala fama que tiene por “aburrida”, esta postura beneficia la tonificación de los glúteos en el hombre y la pelvis y los muslos de los dos miembros de la pareja.

– La mujer encima: en este caso, la mujer ejercita la parte baja del abdomen y los músculos de la pelvis, al igual que los muslos. Se puede decir que este es uno de los mejores y más fuertes ejercicios durante el sexo, la cantidad de tonificación que aporte dependerá del tiempo que la mujer aguante el ritmo.

– De pie: ahora el trabajo duro es para los hombres, pues cargar a la mujer ejercita los brazos, la espalda y el abdomen. Esta posición puede ser realmente difícil de aguantar durante mucho rato, por lo que es recomendable, una vez más, ir cambiado de posición y, de paso, ejercitar diferentes músculos en cada caso.

Hasta hace poco se solía recomendar la posición de la “cucharita” para aquellas personas con problemas de espalda y dolores, por considerarse la postura que más reduce la tensión nerviosa y la carga en la columna vertebral. Sin embargo, recientemente se ha descubierto que el “perrito” gana en este campo y se trataría de la mejor en el caso de tener este tipo de problemas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.