Aunque la mayoría de la gente cree lo contrario, tener un follamigo o follamiga sin que la relación se estropee es posible, tan solo hay que seguir unas normas. Estas reglas aseguran que la relación de follamigos o amigos con beneficios que tenéis no pase de ahí, no se complique ni termine estropeando vuestra amistad. Vamos a ver las 10 reglas de los follamigos:

1. Intenta que no sea una persona muy cercana

Para evitar situaciones incómodas, chismorreos y complicaciones en general, es mejor que tu amigo o amiga con beneficios no pertenezca a tu grupo de amigos más cercanos. Alguien que no queda habitualmente con tus amigos próximos será ideal.

2. Recuerda que vuestra relación nunca volverá a ser como antes

Y esto no tiene porqué ser algo malo, simplemente lo debes tener en cuenta. Si pasado el tiempo tenéis interés en volver a ser solamente amigos, costará y es posible que nunca volváis a serlo totalmente.

3. No lo hagáis público.

Por este motivo es preferible que no sea una persona muy cercana, que vuestros amigos se enteren os complicará la situación por la curiosidad y los comentarios que despertaréis. Lo ideal es que para el resto del mundo seáis solo amigos.

4. No esperes gestos de novio/a.

Si sois follamigos, eso es lo que sois, no novios. No esperes llamadas diarias, regalos o gestos de pareja formal, porque no lo sois. La relación de follamigos se basa en el sexo y poco más, ya que esta es su propia definición.

5. No hagáis planes de novios.

Siguiendo con el punto anterior, si no queréis convertiros en novios, no lo parezcáis. Salir a cenar a un restaurante, ir al cine o pasear cogidos de la mano son cosas que hacen los novios, no los follamigos o amigos con beneficios.

6. No exijas ni esperes fidelidad.

Aunque tal vez temporalmente tengáis relaciones de manera exclusiva, esto no es una norma que se pueda mantener en una relación de follamigos. Si tu amigo o amiga liga con otra persona, será algo normal que deberás aceptar.

7. No le llames al día siguiente.

Nada de llamar o escribirle para comentar la jugada o preguntarle cómo está. Esto es un síntoma de dependencia de pareja y vosotros no lo sois.

8. Olvídate de los celos.

De igual manera que no puedes esperar fidelidad en una relación de follamigos, los celos también deben quedar fuera de la ecuación. Si empieza a quedar con otra persona, ¡hazlo tú también!

9. No será una relación duradera.

Esto es algo que hay que tener claro desde el principio: vuestra relación de follamigos durará lo que dure, que sea más tiempo o menos dependerá de lo que tarde uno de los dos en cansarse o en encontrar a otra persona de la que se enamore.

10. No te enamores.

Por encima de todo, si no quieres complicar las cosas, no te enamores de tu follamigo o follamiga. Esto es complicado y muchas veces falla, pero si es lo que quieres, siguiendo todas estas reglas te resultará mucho más fácil.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.