En cuestiones de sexo y de higiene es difícil sentar cátedra: aquí cada cual tiene su opinión, sus gustos y su punto de vista, y parece que lo más sensato es resumirlo en que unos y otros solemos ser diferentes. A muchos chicos les encanta el olor que desprende el sexo de su pareja, mientras que otras personas podrían considerarlo excesivamente fuerte, y lo mismo sucede con el magnetismo sexual, las feromonas masculinas y la atracción fortísima a través del olor.

Debemos tener presente que el olfato es el más rápido de los cinco sentidos, por lo que no es extraño que muchos olores corporales nos atraigan o nos produzcan rechazo. La mayoría de los estudios demuestran que tanto hombres como mujeres se sienten muy atraídos por el olor natural de sus parejas (casi el 50%), lo que demuestra la importancia de la nariz también en el sexo. El perfume también suele resultar sumamente atractivo para un gran número de personas, donde las colonias no excesivamente intensas y los aromas dulces y ligeramente afrutados suelen atraer por igual.

En lo que se refiere al rechazo entre chicos y chicas el peor con diferencia es la halitosis, donde casi la mitad de los amantes afirman que se les escapa la libido rápidamente con su pareja y que han llegado a rehuir relaciones esporádicas con este problema.

Para cerrar esta lista, el olor íntimo de las parejas suele ser muy estimulante para tres de cada diez personas y el olor que nuestro cuerpo genera después de practicar sexo para una cifra muy similar. Pese a todo, los olores menos intensos ganan la batalla a los más fuertes (cuya excitación por ellos, técnicamente, se conoce como ozolagnia), donde un intenso olor genital no suele ser tan atractivo para muchos, exigiendo una correcta higiene íntima, que no debería caer en el exceso.

Para ello, lo mejor siempre es hablar con nuestras parejas, ya que para gustos, hay colores; pero si decidimos una higiene íntima antes de practicar sexo, pondremos especial atención en los genitales y en la zona anal, sin olvidar de mantener limpia la boca y las manos, sobre todo, que suelen ser parte imprescindible durante los juegos preliminares a la penetración.

La higiene después de la práctica no tiene por qué ser inmediata, aunque sabemos que la mayoría sale corriendo, pero nada de lo que sale de nuestro cuerpo no puede esperar a la mañana siguiente para su limpieza, a excepción de esos días del mes, claro está.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.